De Addis Abeba a Ciudad del Cabo (From Addis Ababa to Cape Town)


Tarjetas de visita
November 28, 2011, 12:10 pm
Filed under: Uncategorized

Cuando me fuí a Vietnam me encontré con un tipo que viajaba por el mundo y se había hecho tarjetas de visita, y aunque sé que son una pijada, me gustó la idea, éstas son las que nosotros llevamos.

Tarjeta de visita por delante

Tarjeta de visita por delante

Tarjeta de visita por detrás

Tarjeta de visita por detrás



Reseña literaria: The Zanzibar Chest
November 24, 2011, 9:22 am
Filed under: Uncategorized

En este viaje llevo un kindle conmigo, así que he podido planear qué libros quiero leer durante los próximos meses. Anteriormente podía llevarme uno o dos conmigo, y durante el viaje confiaba en encontrar otros. Algunos de ellos fueron grandes hallazgos, como Cien Años de Soledad que leí en Guatemala. Otros no tanto, como La Insoportable Levedad del Ser que empecé en Ciudad de México y tuve que dejar por lo incongruente que era la tristeza del libro con la alegría a mi alrededor.

En esta ocasión he recurrido a Amazon y a los foros de Lonely Planet para cargar el kindle con libros de autores keniatas, ugandeses y sudafricanos, y los libros que no he encontrado en formato digital me los estoy leyendo en papel antes de ir. Hoy quiero escribir una reseña de The Zanzibar Chest, de Aidan Hartley (El cofre de Zanzíbar).

The Zanzibar Chest, por Aidan Hartley

The Zanzibar Chest, por Aidan Hartley

Aidan Hartley nació en Nairobi de padres ingleses. Su padre trabajó para el Gobierno del Reino Unido modernizando la agricultura y ganaderia de Tanzania hasta la independencia del país. Posteriormente trabajó como granjero en Tanzania y Kenya el tiempo que le dejaron hasta que los movimientos anticoloniales le expropiaron la tierra. Por último fué empleado en Kenya, Zanzibar y Etiopia como consejero agrícola para los gobiernos de esos países, siempre viajando por terrenos tribales y viviendo con pocas de las comodidades que estamos acostumbrados, y casi siempre lejos de su familia.

Aidan creció a la sombra de su aventurero padre, viajando de un país africano a otro. Con la edad escolar emigró con su madre y sus hermanos a Inglaterra, país con el que no sentía ninguna conexión habiendo nacido en Kenya y vivido en África toda su vida. Aún teniendo sangre británica su opinión de la isla no es muy diferente de la que tenía yo: Fría, lluviosa, claustrofóbica.

Tras graduarse en periodismo volvió a África, donde trabajó principalmente en Dar Es Salaam, Nairobi y Mogadishu. En la problemática Somalia es donde transcurre la mayor parte del libro, describiendo mil y una situaciones comprometidas, personajes pintorescos, borracheras memorables, y una vida con pocas de las cosas que consideramos normales, y poco deseo de buscarlas.

La autobiografía de Aidan es una búsqueda de su propia identidad, como británico, o como africano, y del ansia de aventura que consume, a menudo hasta la muerte, a la muchos de los periodistas de guerra que, como él, ven poco sentido a una vida sedentaria.

Una de las cosas que hacen el libro un placer es el humor, y el amor, con el que habla de África y de las gentes que lo habitan. No por ello pinta nada de rosa, y la brutalidad de los últimos veinte años en Somalia y del genocidio de Ruanda que vivió personalmente, se refleja fielmente con detalles de una crudeza brutal.

El relato de lugares y gentes maravillosas generalmente es sucedido por el modo que fueron destruidas o murieron, y aún así Aidan es capaz de llenar al lector de esperanza y de transmitir la idea de que África es capaz de renovarse y de reinventarse mucho más rápido de lo que hasta ahora unos y otros han sido capaces de destruir.

Merecen especial mención las pocas fotos incluidas en el libro, de las que he incluido dos.

Foto de Aidan Hartley en en despacho de Mengistu

Foto de Aidan Hartley en en despacho de Mengistu

En la primera de ellas se ve a Aidan y a otros dos periodistas con dos guerrilleros etíopes el día de la caida del régimen comunista. Se encuentran en el despacho de Mengistu Haile Mariam, el dictador comunista líder del Derg, y si os fijais en las fotos del fondo se puede ver una de Fidel Castro dandole una palmada en la espalda a un muy sonriente Mengistu. Por alguna razón me encanta esa foto.

Carlos Mavroleon in Mogadishu

Carlos Mavroleon in Mogadishu

La segunda foto es de uno de los amigos de Aidan, el periodista Carlos Mavroleon. Se le ve caminar en Mogadishu, con expresión de estar agobiado por el calor, peso, o el cansancio, como un obrero que ha estado cargando sacos de cemento toda la mañana. No parece tener ningún miedo, lo cual choca con todas las armas que carga y con el enorme vehículo blindado detrás. Menudo fiestero.

Como conclusión, el libro me pareció buenísimo, aunque un poco gore para la mayor parte de la gente, sobre todo la parte de Ruanda. No trata mucho de las zonas por las que voy a pasar, por desgracia, aunque me da incluso más razones para pasar tan lejos de Somalia como pueda.



Now for the English version
November 20, 2011, 5:14 pm
Filed under: Uncategorized

Hi – welcome to the first English entry on our African adventure travel blog. Alberto’s been writing away on this thing for a while now so if you’re keen to practise your Spanish, have a read – you might even learn something about the pros and cons of choosing the right travel insurance (can you tell someone finished work 2 weeks ago and has a lot more time on his hands?) – but I’m only getting round to it now.

Well, after just over 10 years in London, in just 10 days’ time, I’ll be leaving with Alberto to start our 13,000km adventure back to Cape Town, where the next adventure of setting up our lives there will start.

The boxes with our possessions have been packed and should be on their way to SA, my backpack is ready and waiting for me in the corner of the room, we have one way tickets to Addis Ababa and visas for Ethiopia and Kenya, Alberto has his SA temporary resident’s visa, I have just 5 days left of work and I’m saying goodbye to friends not knowing when I’ll see them again, and it’s still not quite sunk in that I will soon be leaving. I’m guessing that once we’re on that plane to Addis, it might just hit me.

I’ve had mixed feelings about leaving (although it’s been a plan of mine for the last 8 or so years!), and when I got back from travelling in September 2010, I was only supposed to be staying for a few more months before going home for good, but as most of you know, my plans kind of changed again :-p But this time it’s for real.

Our trip starts in Ethiopia before we head on to Kenya, Uganda, Rwanda, Tanzania, Malawi, Mozambique and then home by mid-end April. Some interesting times are ahead, for sure.

 

So, soon it’ll be goodbye to London – thanks for the last ten years, they’ve definitely been emotional. There’ve been lots of highs (special and hopefully lasting friendships; long, but never enough, summer days; secret hideaways and discoveries amongst the maze of busy city streets and opportunities to travel to some of the most beautiful places in the world), as well as quite a few lows but hey, I like to think that they’re all part of how I got to where I am now.

The next few months aren’t going to be easy, I realise that – the bad days are going to be tough but the good days are going to be amazing and will make up for the bad ones – but I’m ready. And I don’t take for granted that I’ll be starting this next part of my life with someone who’s as excited (actually more so) and enthusiastic about this challenge as me and that’s all I need.

Keep checking in if you want to follow us on our route back to SA.

In the recent words of one of my heroes, ‘we all go back to where we belong’ so we’ll see how that turns out.



Nuestro viaje en Google Maps
November 19, 2011, 1:33 pm
Filed under: Uncategorized

Bruno me pedía ayer que pusiese en el blog una explicación más detallada de nuestra ruta, así que he utilizado Google Maps para poder mostrarlo de un modo visual.

From Addis Abeba to Cape Town in Google Maps

From Addis Abeba to Cape Town in Google Maps

Me parece alucinante que le puedas preguntar a Google como atravesar África y te de una ruta paso por paso. Os dejo con un enlace a la wikipedia que muestra como Google Maps esta dividido en zonas. La ruta más larga que he encontrado introduciendo sólamente las ciudades de inicio y final es de 28.138 Km, y aseguran que se puede hacer en 17 días y una hora. No me lo creo.



Cuándo pensamos llegar a Ciudad del Cabo
November 15, 2011, 3:21 pm
Filed under: Uncategorized

Cuenca – Spain
8C – Cloudy – 4km/h N Wind

Escribo ésto desde el autobús que me lleva a Cuenca. Atrás quedan meses de preparación, y ahora tengo dos semanas para pasar con mis padres, y Simone con los suyos. Parece planeado pero en realidad es una coincidencia, el contrato de alquiler en nuestro piso terminaba el 13 de Noviembre y Simone quería trabajar hasta el final de mes, durmiendo en casa de sus padres. A mí me apetecía dejar de trabajar lo antes posible así que renuncié en el trabajo para terminar el día 1 de Noviembre, e irme a Cuenca en cuanto pudiera.

Ésta introducción me sirve para explicar un aspecto del viaje que algunos me han preguntado, ¿Tenemos alguna fecha límite para llegar a Ciudad del Cabo? La respuesta es que no.

Éste viaje lo estamos haciendo con un presupuesto máximo, no con un tiempo máximo. Necesitamos dinero para comenzar una nueva vida en Sudáfrica, al menos necesitamos sobrevivir tres meses sin trabajo y comprar un coche de segunda mano. Parecerá triste, pero este viaje lo estamos haciendo pensando las cosas mucho, no es un asunto de meter cuatro cosas en una mochila y volar a África, nos debemos estar haciendo mayores.

El presupuesto nos da para cinco meses de viaje gastando a tanto por dia, con algo reservado para hacer safaris y para emergencias. Si por el camino vemos que quemamos demasiada pasta haremos viajes más largos para acortar los días de viaje. Por el contrario, si encontramos una playa paradisíaca donde podemos acampar y vivir los dos por diez libras al día, nos podemos quedar mucho más tiempo del que sería normal. O nos podemos gastar el dinero ahorrado acampando en la playa para alojarnos en un hotel con aire acondicionado y agua caliente al proximo día.

El dinero para actividades va aparte del dinero del día a día porque si no la tentación de ahorrar va a ser muy gorda cuando nos toque pagar doscientas libras para pasar dos días en el Serengeti, o pagar trescientas para hacer trekking durante cuatro días en las montañas que separan Congo y Uganda. Unas cuantas de estas cosas queremos hacer, así que lo mejor es prespuestarlas en separado.

Gracias al portatil, llevamos una hoja de cálculo para controlar los gastos, y seguro que al final será un documento muy interesante si conseguimos anotarlo todo.



Contratar un seguro de viajes
November 11, 2011, 10:15 am
Filed under: Uncategorized

Stoke Newington – London – UK
12C – Light wind – Light drizzle

Un amigo está también metido en un viaje de cierta distancia, y ayer leyendo su último post antes de partir vi que se saltaba intencionadamente los detalles de como organizar un viaje de tal calibre. Noam sostiene que eso es aburrido y no le interesa a nadie, que lo que mola son las aventuras que corre en su Land Rover a traves de Eurasia.

Puede que tenga razón, y estoy seguro de que Simone opina como él. Por eso somos tan buen equipo, porque a mi resolver todos esos problemas que se interponen entre nosotros y nuestro viaje me parece tan apasionante como el viaje en sí. Soy así de friki, pero yo lo veo en plan Monkey Island donde en lugar de usar la banana con el metronomo para secuestrar al mono pianista tengo que convencer a un médico para que me declare cuerdo para convencer a un borócrata sudáfricano de que me de una visa. Pequeñas misiones cada una con su recompensa.

Esta introducción larga de más es para dejar claro que tengo intención de dejar por escrito las tareas que como un Hércules de metro setenta he tenido que realizar para hacer este viaje posible, por si a alguien le sirvieran de referencia. Para empezar, la más apasionante, mucho mejor que contarse los dedos de los pies o ver crecer la hierba: Contratar un seguro de viajes.

Os aviso, este post es largo largo.

Lo primero es preguntarse si necesitas un seguro de viajes, y no es una pregunta tan estúpida como pudiera parecer. El valor de un seguro es protegerte contra eventos que tienen poca probabilidad de suceder pero que si sucedieran te arruinarian la vida. Ejemplos validos son un seguro contra incendios en tu casa o el seguro contra daños a terceros para tu coche. En ambos casos los daños si tienes mala suerte te podrían arruinar para toda la vida, y te merece la pena hacerte un seguro porque tu nunca podrías pagar las consecuencias.

En el caso de un viaje por el mundo el riesgo con las consecuencias más catastróficas posibles es que te pase algo y te pongas muy enfermo, o que tengas un accidente. En el peor de los casos puedes necesitar un helicoptero que te saque de donde estés y te lleve a un hospital decente, que en nuestro caso sería Nairobi o Johannesburgo. El coste de un viaje así, más el coste de recibir asistencia médica puede costarte lo mismo que te costaría una casa, y la indecisión sobre si gastarte todo ese dinero puede costarte la vida. Obviamente siempre necesitas un seguro que te lleve de donde estes a un buen hospital y que allí te traten con todo lo que haya.

El segundo riesgo con consecuencias catastróficas es que tengas un accidente y le causes daño a alguien, con los mismos gastos que en el párrafo anterior aunque sin riesgo para tu vida (a menos que te linchen). En la mayor parte de los casos este riesgo es para los que conducen y las historias de niños lanzados a la carretera en Mozambique para que los atropelles y sacarte la pasta abundan. A un amigo le pasó, aunque probablemente el niño simplemente cruzó la carretera y tras una estancia en el hospital local se puso mejor. De todas maneras, este seguro es aconsejable.

Si echais un vistazo en las interwebs, todos los seguros de viaje cubren estos dos riesgos, con cantidades de unos cuantos millones de euros. Personalmente creo que con un par de millones da para sacarme en helicoptero a Nairobi, tratarme hasta que pueda viajar un poco, y luego que me manden a España a que me terminen en la Seguridad Social, así que normalmente con la versión más barata de cada compañía ésto lo tengo cubierto.

Pero espera, si el seguro me puede cubrir un montón de cosas, el equipaje, dinero por si pierdo el pasaporte, dinero por si pierdo la tarjeta, dinero si me cancelan el vuelo, dinero si al Serengeti le cae un meteorito y me quedo sin ver mis hipopótamos. ¿Debería pagar un poco extra y protegerme contra que me roben o contra que tenga mala suerte? Para responder a ésto lo suyo es preguntarse tres cosas:

  • Si éso sucede, ¿Saldré de ello vivo?
  • Si éso sucede, ¿Me arruinaré?
  • Y si éso sucede, ¿Qué hará el seguro para remediarlo?

Por ejemplo, mi seguro me protege contra que me roben el equipaje.

  • Si pierdo el equipaje, ¿me muero? No
  • Si pierdo el equipaje, ¿me arruino? Mi equipaje vale un total de unas trescientas libras, así que más bien no.
  • Si pierdo el equipaje, ¿que hará el seguro para remediarlo?

Lo primero que hará el seguro es asegurarse de que el equipaje ha desaparecido y no les estoy dando gato por liebre, para lo que necesitare una denuncia en la policia en 24 horas. Luego necesitará saber el valor del equipaje, y para ello te pedirá pruebas del valor de cada objeto, y pruebas de que estaba en la mochila. Si para el seguro está claro de que no les engañas al cabo de unos meses te reembolsarán el valor de lo perdido menos el exceso. En mi caso el exceso son cien libras que si son por el conjunto significa que me devolverían doscientas al cabo de unos meses, o si son cien libras de exceso por cada objeto significa que no me devolverán nada porque ninguno de mis objetos vale más de cien libras.

¿Quiero seguro de equipaje?¿Para qué? Y me jode porque cuando contraté el seguro me lo colaron, y pago por una claúsula que prefiero ni utilizar.

Segundo ejemplo, me ofrecieron que me podían dar dinero para que sobreviviese si perdía la tarjeta, cincuenta libras al día hasta un máximo de quinientas, creo.

  • Si pierdo la tarjeta, ¿me muero? No, estoy un tanto jodido, pero no.
  • Si pierdo la tarjeta, ¿me arruino? No, dinero tengo, pero no lo puedo sacar.
  • Si pierdo la tarjeta, ¿que hace el seguro para arreglarlo?

No estoy seguro, pero supongo que mandaran dinero al consulado de donde esté o a través de una de estas compañias de envio de dinero. Estas companías existen porque el dinero se puede enviar a gente sin cuentas bancarias en paises como los que voy yo. Lo que haría el seguro es exactamente lo mismo que haría mi madre si la llamo y le digo: “Hola mamá, no te asustes pero estoy en Tayikistan y no tengo pasta, te puedes acercar al locutorio y mandarme algo para que sobreviva unos días, ya he llamado al banco y les he pedido que me manden una copia de la tarjeta al consulado”. Antes incluso de llegar a ese extremo hay que tener en cuenta que llevamos varias tarjetas y dinero en efectivo escondido como todo el mundo.

¿Quiero seguro contra perder la tarjeta? Pues tampoco.

Y así una clausula tras otra, al final decidimos que lo único que necesitabamos es seguro médico y responsabilidad personal, y lo demás es mejor prevenir que curar.

Una vez que sabemos que seguro queremos (para otra gente podría ser mejor estar cubierto contra algo más, que conste) lo siguiente es escoger una compañía de seguros que te cubra. En Internet puedes encontrar muchas, y se dividen en dos clases:

  • 150 libras con comentarios horribles de la gente.
  • 600 libras y la gente dice que son geniales y te pagan enseguida y sin problemas.

Eso es lo que hay, no hay ninguna que cobre 250 libras y la gente diga que son geniales, hasta que no pagas al menos 500 son todas horribles. Eso es por como funciona una aseguradora, sus beneficios son lo que cobran de las polizas, menos los gastos de personal, menos lo que le pagan a los que tienen un problema.

Si una aseguradora quiere ofrecer pólizas baratas, tendrá que ahorrar de personal, y tener pocos y mal pagados. Eso significa que cuando les llames tardarán en atenderte, te tratarán mal, no te harán caso y en general será tan agradable como tratar con las empresas de telefonía.

La otra manera que tiene una aseguradora de ofrecer pólizas baratas es pagando lo menos posible a los que vienen con un problema. Para empezar intentan con todo lo que tienen para que nadie les estafe, incluso si eso incluye maltratar aún más a sus clientes decentes. Lo segundo es que lo que está escrito en la póliza es ley, así que algo que no esté expresamente cubierto y en las condiciones que especifican, no te lo van a pagar. Si está cubierto en la póliza, pero no puedes demostrar algo, mala suerte.

La mayor parte de los comentarios son de gente que no se lee la póliza, y cuando intentan utilizar el seguro, le dejan un resquicio a la aseguradora para que no pague. O que se quejan de que el servicio es espantoso, seguramente con razón.

Las aseguradoras que cobran más por la póliza lo hacen porque les pagan más a sus trabajadores, que agradecidos te tratan mejor a tí. Además no tienen tanto trabajo por persona, así que te pueden dar un mejor servicio. Estas aseguradoras también son menos puntillosas a la hora de que les demuestres que algo te ha pasado de verdad, se pueden permitir un fraude mayor dado que cobran más por cada póliza.

Ninguna aseguradora va a escatimar en salvarte la vida, eso es mucho riesgo para ellos y todas te darán el mismo servicio. Lo que si escatimarán es en cualquier cosa que no suponga una demanda civil o criminal. Si buscais en Internet entre todos los comentarios acerca de lo horribles que hay en la aseguradora no hay ninguno que diga que les dejaron tirados sin mandar una ambulancia.

En nuestro caso, no les vamos a reclamar nada a menos que toque ir de emergencia al hospital, y en ese caso sabemos que lo que hay que hacer es llamarles enseguida y guardar recibos de todos toditos los gastos. No vamos a llamar si nos roban el equipaje, o perdemos la pasta o el pasaporte, o si los hipopótamos se ponen enfermos y nos deslucen el safari. Sólo los queremos por si necesitamos una ambulancia y por lo tanto nos vale con el más barato, siempre que esté respaldado por alguien de confianza.

En nuestro caso la aseguradora final que suscribe es Mapfre (olé!), pero la compañia a la que nosotros pagamos es la que redacta las pólizas y la que paga a la gente de atención al cliente es con la que yo acordé todo, es InsureAndGo. Nos hemos gastado 125 libras y ya he hablado con ellos un par de veces para arreglar algún trámite. No me han tratado muy mal y sé dos cosas, que si me pongo malo me sacan a un hospital, y que si intento sacarles pasta de otra manera harán de mi vida un infierno.

Si alguien cree que me he equivocado en mi elección, los comentarios están debajo y me encantaría discutirlo, porque soy un tanto rarito y al parecer discutir seguros me entretiene.

Ah, mamá, tranquila que no te voy a llamar con problemas, como puedes ver le he dado a la cabeza a todos los detalles para asegurarme de que si estoy en una situación apurada siempre tendré claro que hay que hacer. Un besote.



Dulce, dulce no trabajar
November 10, 2011, 11:30 am
Filed under: Uncategorized

Stoke Newington – London – UK / 14 C – Partly Cloudy – E Wind at 6 pmh – Humidity 82%

¡Muy buenas! Noticias traigo, todas ellas buenas. No he escrito nada en las dos ultimas semanas porque TravelBlog me deprimía y porque he tenido muy poquito tiempo libre.

Pero todo eso es el pasado, y en este futuro que vivimos tengo mucho tiempo libre, tras casi cuatro años trabajando para Excelian, ayer me levante a la hora de siempre para acompañar a Simone en el desayuno, pero cuando ella salió a la miserable mañana londinense yo me quede acunando una resaca y haciendo cosas, pero a la mitad de velocidad que las haría normalmente.

Ahora mismo me quedan cuatro días hasta volar a Cuenca para despedirme de familia y amigos. Mañana vienen los transportistas a llevarse nuestras cosas a Ciudad del Cabo, y el domingo ya no podemos dormir en nuestro piso, así que esa noche nos vamos a casa de mis suegros. Simone se queda allí hasta que yo vuelva a Londres, como turista, el 28.

Tengo muchas cosas que contar, y lo haré en breve. Ahora ya llevo una hora delante del ordenador y parece que estuviera trabajando. Me voy a dar un paseo a que me de el aire. ¡Hasta luego!



Ya tengo el visado para Sudáfrica
November 10, 2011, 11:09 am
Filed under: Uncategorized

Hace unos días recogi el visado que me permitirá buscar trabajo en Sudáfrica. Si el visado me era denegado nuestro viaje por África sería un poco más complicado, más que nada porque no estaría muy claro que haríamos después.

Yo borrando la tarea de recoger la visa de nuestra pizarra

En esa pizarra estaba todo lo que teníamos que hacer y estoy borrando la tarea de ir a recoger la visa, que está en mi pasaporte medio oculta por mi cabeza

Emigrar a Sudáfrica no es fácil, y no me refiero a que no es un país barato, a que el crimen es ciertamente preocupante, o que el paro está al nivel de España. Si digo que no es fácil es porque conseguir un visado para buscar trabajo legalmente en el país no está abierto a todo el mundo.

Si quieres trabajar en Sudáfrica, una opción es que una empresa sudafricana te haga una oferta de trabajo, pero con la condicion de que tú todavía no estés en sudáfrica. No puedes entrar al país con un visado de turista y buscar trabajo, tienes que hacerlo desde el extranjero o te puedes meter en problemas.

Además, la empresa que te haga la oferta tiene que probar que no había ningún sudafricano que pudiera hacer el trabajo, para ello tienen que publicar la oferta y guardar registros de todos los que llamen durante un par de meses y explicar por qué no valen.

Y también alguien tiene que pagar 1.500 euros al cambio por el visado, que tampoco es moco de pavo.

Un poco complicado, pero yo tuve un poco más de suerte. Uno de los resultados del final del apartheid fue que Sudáfrica intenta estar a la vanguardia del progreso en lo social. Y en particular Sudáfrica fué el quinto país del mundo en aprobar el matrimonio homosexual, en 2006.

¿Y qué me importa a mí el matrimonio homosexual, si yo soy muy macho? Pues conjuntamente con el matrimonio homosexual Sudáfrica considera muchas otras cosas equivalentes a un matrimonio convencional. Y muy especialmente, si Simone y yo le probamos al Gobierno Sudáfricano que nuestra relación es una cosa seria, entonces Simone tiene derecho a tenerme como pareja en Sudáfrica.

Así que eso es lo que hicimos, fuimos a un notario a testificar que nos apoyabamos el uno al otro emocional y económicamente, aunque no estabamos casados. Dimos documentación probando que viviamos juntos desde hacía casi un año. Junté otro taco de papeles para probar que no iba a ser una carga para el sistema de salud de Sudáfrica y que no era un criminal.

Con toda esa documentación, y tras pasar unos días yendo al consulado hasta que se cansaron de verme la cara, me dieron un visado de esposo válido por dos años, y que puedo renovar fácilmente si fuera necesario. Con ese visado puedo ir a Sudáfrica y buscar trabajo, y si lo encuentro nadie necesita demostrar que ningún sudáfricano podría haber ocupado mi lugar.

Quedan un montón de obstáculos hasta llegar a Ciudad del Cabo, pero con ésto uno de los más importantes, si no el más importante, ya no existe. ¡Que empiece la aventura!

Nota: Este post me lo he traido de TravelBlog, que es una caca. Los siguientes ya serán originales en WordPress



De Addis Abeba a Ciudad del Cabo
November 10, 2011, 11:07 am
Filed under: Uncategorized

Tras estudiar brevemente las opciones para llegar de Londres a Ciudad del Cabo por tierra, y hacerme caquita ante la idea de cruzar el Sahara, decidi que podriamos limitarnos a volar a Addis Abeba y de allí seguir una de esas African Highways.

El viaje solamente tiene dos trozos un poco chungos. De Moyale a Isiolo en el norte de Kenya, y alrededor de Dodoma en el centro de tanzania. En el caso de Dodoma es posible que el problema ya haya sido arreglado, he oido que las carreteras han mejorado, y no es seguro que vayamos a utilizarlas por esa zona habiendo trenes.

El caso de Moyale-Isiolo es un poco mas peliagudo. Algunos dicen que es la peor carretera de Africa, y que además hay bandidos. Y mas o menos es cierto, pero ultimamente la carretera es segura y ya no se requiere ni escolta policial para atravesarla. Ademas los chinos estan asfaltandola y en cinco años han hecho 150 km, con lo cual la parte infernal ya solo son unos 400km, dia y medio en autobus, más o menos. Si existe autobús, si no nos tocará subirnos a un camión.

Desde el principio decidimos dar un poco de rodeo e ir a ver el Lago Victoria y Uganda, lo cual encaja bastante bien porque hay un tren desde Mwanza en el lago a Dar Es Salaam. Una vez que decidimos meternos en Uganda decidimos ir a ver las Cataratas de Murchison, y los parques naturales cerca del Congo, y que coño, a lo mejor hasta nos metemos a Ruanda.

De todas maneras, en algun momento bajaremos a Dar Es Salaam y descansaremos un tiempo en Zanzibar preparandonos para la segunda mitad del viaje.

Desde Dar hay un tren que llega hasta Zambia, que es por donde va la ruta tradicional a Sudáfrica. A nosotros nos gusta la playita y existe la posibilidad de que la familia de Simone pudiese venir a recogernos a Mozambique, asi que del tren desde Dar Es Salaam podemos bajar en Mbeya y cruzar a Malawi.

En Malawi existe un barco, el MV Ilala, que recorre el lago de punta a punta. Nos lo tomaremos con calma, por supuesto.

En el sur de Malawi queremos cruzar a Mozambique y atravesar el pais hasta llegar a Vilankulos. El centro de Mozambique no va sobrado de carreteras, asi que probablemente nos lleve un tiempo llegar.

Una vez en Vilankulos, no nos queda mas que desplazarnos de playa en playa hasta llegar a Sudáfrica. Y también nos queda atravesar Sudáfrica, pero a esas alturas dudo que eso sea tanto problema, incluso podemos pillar un tren de Maputo a Johannesburgo y después otro a Ciudad del Cabo si queremos.

Nota: Bla, bla, bla TravelBlog bla bla bla WordPress



Como ir de Londres a Ciudad del Cabo, parte primera.
November 10, 2011, 11:05 am
Filed under: Uncategorized

La idea original que teníamos era hacer de Londres hasta Ciudad del Cabo por tierra. Es algo que muchos han hecho antes y que cuando te pones a mirar como hacerlo no hay tantas opciones distintas. Me puse a mirar en el internet y la wikipedia me convenció de que estaba chupao. Si no me creeis mirad el mapa, ¡si hasta se puede escoger entre las rutas 2, 3 y 4!

Alguien ideó en el pasado crear una red de carreteras cruzando Africa en vertical y en horizontal, y sobre todo ultimamente los chinos se estan poniendo las pilas en serio con esto. Algunos trozos siempre existieron, otros todavía no, ¡y algunos hasta están asfaltados!

La ruta número dos atraviesa el Sáhara desde Argelia, y la tres desde Libia. Gaddafi al parecer esta acampado en algun sitio entre las dos. Google Maps sabe de la que sale desde Argelia, lo cual ya es para fliparlo. La ruta que atraviesa Libia no ha tenido tanta suerte.

¿Y cual es la ruta fácil entonces? Pues no hay problema, la 4. Se empieza en el Cairo, se atraviesa Sudán siguiendo el Nilo, te las arreglas para cruzar Darfur hasta llegar a Etiopia, y desde ahí solo tienes que tirar hacia el sur, que tras los desiertos del norte de Kenya ya llegas a los sitios con retirados alemanes haciendo turismo.

El problema de la ruta fácil ahora mismo es que Egipto y Sudán son una fiesta, uno de revolución y el otro particionando el país despues de diez años de guerra civil.

Asi que, por una vez, y viendo que Simone no me tomaba en serio, decidí ser un poco sensato y corte el viaje hasta el primer pais mas o menos estable, Etiopía. ¿Y que sabía yo de Etiopía en ese entonces? Pues nada, lo mismo que casi todo el mundo. Pero me sonaba que no estaba mucho en guerra, lo cual es admirable teniendo de vecinos a Sudán y a Somalia. Nos quejamos nosotros de los franceses y a los marroquíes.

Cuando tambien descarté la idea de hacerlo en una volkswagen campervan (más que nada porque no me mola gastar dos toneladas de gasolina en un viaje), y propuse hacerlo de mochileros, Simone se apunto a la idea y empezamos a mirarlo ya un poco más en serio.

La próxima entrada ya os explico la ruta por la que nos hemos decidido, vereis que fácil que suena.

Edit: Darfur está al Oeste de Sudán, por lo cual no hace falta atraversarlo para llegar a Etiopía. Para que os fieis de la idea que tengo de adonde voy.

Edit2: Esta entrada y otro par vienen del hogar original de este blog, en TravelBlog, que ya no voy a usar porque no me aclaro.